Skip to content

Autoestima de la Moda


Romper Círculos

Romper Círculos

Como si se tratara de una cuestión natural, las personas tendemos a tomar decisiones y a asumir posiciones que nos llevan a repetir comportamientos de forma cíclica; esta cuestión suele ser tan recurrente que en ocasiones llegamos a tener la sensación de que la vida se compone de una serie de círculos, algunos de ellos, sin salida.

Si nos detenemos a pensar en esto, nos damos cuenta que las relaciones que establecemos suelen estar mediadas por patrones de conducta similares, de ahí que tiendan a tener desenlaces parecidos; así nuestras relaciones, además de estar influenciadas por la forma en la que se han establecido los vínculos afectivos desde la infancia, también reciben información proveniente de las generaciones inmediatas con las que hayamos tenido contacto.

Traduzcamos lo anterior en un sencillo ejemplo: el modo en el que los padres se comunican con su pequeño hijo, la manera en la que le expresan afecto y la forma en la que le transmiten el deber ser en una sociedad van a determinar cómo ese niño se relacionará a lo largo de su vida y, a su vez, el tipo de relaciones que establecerá. A esto se suma, que la historia de esos padres también juega un papel, ya que sí o si condiciona el modo en el que ellos asumen la vida.

Aclarado lo anterior, estamos en condiciones de avanzar, para ello es preciso retomar eso de que ‘las relaciones que establecemos están mediadas por patrones de conducta’ Un patrón es algo que tiende a repetirse. Así desde la perspectiva psicológica, un patrón alude a esos elementos que se tornan constantes en el pensar, el sentir, el accionar y el reaccionar de una persona. Podemos decir, que el carácter rígido de esos patrones nos conduce a anclarnos en círculos, algunos de ellos tienden a generarnos tensión, a recargarnos de emociones negativas y a alejarnos de la sensación de bienestar; cuando esto ocurre el aparato psíquico nos envía señales que nos indican que es hora de movilizarnos y que hay uno o más círculos que es necesario romper.

Romper Círculos:

¿Cuando? En el momento que seamos conscientes que una situación nos agobia en exceso y que por más ‘medidas materiales’ que hayamos tomado persista la sensación de que nada cambia.

¿Para qué? Si los otros se equivocaron y si sus equivocaciones me afectaron, no soy yo el encargado de juzgar, pero si soy yo quien debo hacerme cargo de mi para poder continuar mi proceso de crecimiento personal y no quedar estancando en un círculo vicioso sin salida, en el que me aferro a los patrones que me afectaron.

¿Cómo? Tomando las riendas de nuestra vida emocional: ¡yo soy el responsable! ¡de mí depende! Requiere trabajo y esfuerzo, implica un ejercicio de observación y reflexión constante, en el que cada pequeño paso que demos alimenta un logro que más adelante se traducirá en equilibrio y armonía.

La invitación es a que continuemos nuestro proceso de observación, a que le prestemos atención a esas señales que nos dan indicios de inconformidad o malestar emocional, a que no nos conformemos con lo superficial. Conocer el trasfondo enriquece y  posibilita aceptar, soltar y avanzar.

6 comments

  • vicky latorre

    noviembre 5, 2018

    Muchas gracias, un punto de vista que aporta a nuestro estilo de ida, y suma valor a nuestras acciones

  • Gina Marcela

    noviembre 4, 2018

    Algo muy honesto para poner en práctica. Muy buena redacción 😉

    • Alba Luz Cifuentes Céspedes

      noviembre 5, 2018

      De eso se trata. La idea es trascender a la reflexión con la acción, sin duda los primeros pasos empiezan hacer la diferencia.

  • Luis

    noviembre 4, 2018

    Felicitaciones. Cada vez me aportan más tus artículos. Gracias.

    • Alba Luz Cifuentes Céspedes

      noviembre 4, 2018

      Gracias Luis. Me encanta que los post de Autoestima de la Moda te aporten. Valoro infinitamente tu comentario.

Leave a Reply