Skip to content

Autoestima de la Moda


¿CLON, RÉPLICA o INSPIRACIÓN?

¿CLON, RÉPLICA o INSPIRACIÓN?

Las marcas de ‘lujo’ gozan de este calificativo en virtud de que cumplen con una serie de condiciones que trascienden al mero valor monetario. Así pues, un producto de una marca de ‘lujo’, además, de ser percibido como caro, está respaldado por unos atributos simbólicos y gracias a ellos se constituye en un codiciado objeto de deseo.

De acuerdo con Heiner, Han y Atwal (2016) La autenticidad y el prestigio son dos variables ineludibles de toda marca de lujo. Analicémoslo tomando como referente el icónico bolso 2.55 de la Maison Francesa Chanel. 64 años después de haber sido diseñado y comercializado por primera vez, el bolso continúa vigente y su precio oscila alrededor de los 5000€.

Cada detalle de esta fina pieza de marroquinería, elaborada de manera artesanal, enviste un significado, así la cadena, que entrecruza metal y piel, tenía como propósito liberar las manos de la mujer y de esta forma facilitar su desenvolvimiento y expresión sin atentar contra su estilo, de ahí el cierre sobre la solapa a modo de broche. Eso en cuanto a la autenticidad. Ahora bien, si de prestigio se trata, Chanel es una marca que encierra estatus, los diseños de su creadora fueron inspirados en la elegancia y la distinción de la mujer francesa de élite.

Entonces los productos de las marcas de lujo por ser auténticos, prestigiosos y tener un precio que limita su accesibilidad representan objetos aspiracionales que tienden a valorizarse con el paso de los años.

¿Qué sucede con los productos de las marcas de lujo en un mundo globalizado, en donde priman las apariencias sobre la esencia; en donde la relevancia tiene caducidad inmediata, en donde hay que parecer para pertenecer? Pues bien, este mundo da cabida a la imitación, más aún cuando está respaldado por un admirable desarrollo tecnológico en donde todo parece posible. En este escenario tienen cabida los clones, las réplicas y los objetos inspirados:

  • Un clon es aquel producto low cost cuyo diseño evoca elementos distintivos del producto en tendencia de la marca de lujo, no emplea logos de ésta y sus texturas y prints tienen variaciones con relación a las originales.
  • Una réplica copia el producto original en lo que apariencia se refiere; las diferencias estriban en que el producto de replica no es hecho de manera artesanal, la materia prima con la que es elaborado es de calidad inferior, no tiene historia, por ende no tiene vigencia en el tiempo y sus acabados no se constituyen en finos detalles.
  • Un objeto inspirado toma como referencia el original y a partir de éste diseña uno propio con su estilo y detalles particulares.

Transpolemos esto a lo humano. En lo cotidiano nos topamos con personas originales, con clones, con réplicas y con personas que se inspiran de ciertos modelos.

  • Una persona original es coherente, auténtica en sus modos de comportarse y de expresarse, genera admiración, reconocimiento e inspira a los demás.
  • Las personas clon se caracterizan por ser cambiantes en función del modelo de referencia que adopten, imitan hasta donde sus limitaciones se lo permiten.
  • Las personas réplica son una copia del modelo que imitan y si bien llegan a parecerse a éste, generan cierto ruido o incompatibilidad en su entorno, debido a que no son espontáneas, ni naturales.
  • Las personas que se inspiran de ciertos modelos, jamás dejan de ser ellas mismas, nada más toman un referente y a partir de éste crean su estilo.

La invitación es a que te analices e identifiques que tipo de persona eres ¿clon, réplica o inspiración? e independientemente de lo que eres ahora, pregúntate ¿qué tipo de persona quieres ser y qué debes hacer para lograrlo?

Comenta aquí