Skip to content

Autoestima de la Moda


5 Expresiones Psicológicas Tergiversadas

5 Expresiones Psicológicas Tergiversadas

En virtud de que las personas, en general, se tienden a sentir ‘expertas’ en asuntos psicológicos, ciertos términos han adquirido tal nivel de popularidad que en el argot cotidiano se tienden a emplear de manera tergiversada. En este post nos centraremos en cinco (5) de esas expresiones:

No. 1 ¡No tiene Personalidad! Esta frase sí que es recurrente. Por lo general es utilizada para hacer alusión a aquellas personas que a simple vista dan la sensación de no tener criterio, dado que de manera reiterada tienden a asumir como propias, posiciones de sus cercanos inmediatos. ¿Verdad que conoces a alguien así?

Recordemos que cuando se habla de personalidad se está haciendo referencia a ese conjunto de rasgos/características que describen a una persona; comúnmente la personalidad la relacionamos con la forma de ser. Entonces, si podemos identificar cómo es una persona, e incluso, podemos llegar a ‘categorizarla’ significa que tiene personalidad.

Conclusión: todos tenemos personalidad; más allá de que algunas personalidades nos resulten encantadoras y que hayan otras con las que no nos sea tan fácil establecer empatía.

No. 2 ¡Tiene mucha personalidad! En línea con lo anterior, hay una propensión a catalogar a las personas que son extrovertidas y arriesgadas o que son frontales en sus apreciaciones y decisiones como portadores de ‘mucha personalidad’ Mucha es un determinante indefinido que no debe acompañar al vocablo personalidad.

Conclusión: no tenemos ni mucha ni poca personalidad, simplemente tenemos una personalidad que nos describe.

No. 3 ¡Estoy deprimido! Es una expresión utilizada de manera deliberada por personas que en apariencia llevan una vida normal, cuyos hábitos no presentan alteración alguna y que transitoriamente experimentan cierto grado de frustración, decepción o tristeza a causa de un hecho real y objetivo. La depresión, en cambio, es un trastorno del estado de ánimo, que para su diagnóstico debe cumplir con unos criterios específicos y una prevalencia en el tiempo; desde luego, requiere atención e intervención profesional.

Conclusión: es natural que nos sintamos decaídos y medio desesperanzados cuando las cosas no nos salen como las hemos planeado; si algo dentro de ti te impulsa a seguir intentándolo, si tus gustos se encuentran intactos y si disfrutas de ciertos placeres de la vida, entonces es posible que estés enfrentando una crisis, pero no necesariamente significa que tengas depresión.

No. 4 ¡Fulano de Tal es bipolar! El trastorno afectivo bipolar, al igual que la depresión, se clasifica como un trastorno del estado de ánimo que para su diagnóstico debe cumplir con unos criterios y que requiere sí o sí intervención. Sin embargo, es común que se utilice la expresión para aludir a aquellas personas que tienden a ser variables en su forma de expresarse o de relacionarse, que tienen altibajos en su humor y que cambian fácilmente de parecer.

Conclusión: El trastorno afectivo bipolar se caracteriza por presentarse en episodios que por sus características no dan espacio a la duda. Por lo demás, podemos inferir que ese Fulano de Tal es una persona variable, inconstante o inestable.

No. 5 Alta Autoestima/Autoestima Desbordada: Atribuirse a sí mismo características que no posee no es sinónimo de autoestima, dado que la autoestima tiene que ver con ese concepto que las personas se forman acerca de sí mismas, basadas en el autoconocimiento y la autoaceptación, de ahí que si alguien se cree lo que no es, sea que se subvalore o se sobrevalore está dando indicios de una autoestima debilitada.

Conclusión: No todo lo que brilla es oro, es decir, no nos dejemos confundir por aquellos que se ufanan de tener una habilidad o poder desmesurado para algo. Incluso la ‘excesiva’ confianza en sí mismo también es un indicio de que no hay tal por ahí.

La invitación es a que nos familiaricemos de forma responsable con aquellos asuntos que son objeto de nuestro interés y que no nos dejemos llevar por la mera intuición, si bien es cierto que ésta puede ser una excelente aliada, siempre es necesario alimentarla motivados por la curiosidad y el deseo de aprender.

Leave a Reply