Skip to content

Autoestima de la Moda


ROJO ¿CÓMO LLEVARLO?

ROJO ¿CÓMO LLEVARLO?

 

A partir del Facebook Live (@escuelaimagenyestilo) dedicado a la psicología del color he recibido comentarios e inquietudes relacionados con los colores y el mensaje que transmiten. Con la intención de ahondar en el tema, en Autoestima de la Moda hemos destinado un espacio para los colores, así en diferentes post tendremos como protagonista a un color en particular. El de hoy está dedicado al candente rojo: aciertos y desaciertos.

Del rojo hay mucho para decir, empecemos señalando que en materia de indumentaria el gusto por el rojo no suele tener término medio, es decir: ¡lo odias o lo amas! Y es apenas natural, ya que el rojo al ser el color de todas las pasiones tiene la facultad de representar al amor y al odio: “El amor es rojo, y en segundo lugar, delicadamente rosa. El odio es rojo y en segundo lugar es negro” (Heller, 54)

El rojo es un color dominante, simboliza a la ambición, se relaciona con la actividad y con el poder, es un color cuya presencia es imponente y al ser vibrante no pasa desapercibido. El rojo al ser fuerte habla de seguridad y por esta misma característica puede llegar a ser conflictivo.

Los rojos con un tinte anaranjado como el rojo bermellón aportan a las personas cuya colorimetría pertenece a una paleta cálida. En oposición, los rojos como el granate o el burdeos acompañan de mejor forma a quienes responden de manera dominante a una paleta fría.

El rojo luce en armonía combinado con grises, azules y con tonos que transitan entre el color arena y el camel. Desde luego, el rojo va bien con negro, en la medida que no rivalicen entre sí y que no generen bloques acentuados.

Aciertos

Comodidad:
Recuerda que en materia de estilo la comodidad es el primer aspecto al que se le debe prestar atención, entonces si te animas a llevar rojo, asegúrate de que te sientes cómodo tanto con la prenda como con el color.

Asertividad:
Ten presente el dress code de la ocasión a la que vas a ir de rojo, así puedes saber hasta donde te arriesgas y que elementos resaltar con el color. De esta forma logras alimentar la certeza de que el mensaje que estas transmitiendo con el rojo es coherente y, a la vez, minimizas la opción de desatinar.

Menos es Más:
El rojo por su composición se hace notar, así que no es necesario que te extralimites con texturas o diseños bastante elaborados: las prendas con caídas y de siluetas ligeras van muy bien en rojo. Ahora, si decides llevar una pieza de textura o notorio diseño, entonces dale el protagonismo que se merece y acompáñala con sutiles neutros.

Desaciertos

“Match” con diferentes tonos:
Combinar zapatos cartera y/o el cinturón de rojos diferentes, asumiendo que se trata del mismo color, es una formula que no siempre es ganadora, ya que acentúa la comparación y rivaliza los tonos generando ruido en el outfit.

“Mujer Fatal”:
Apostar a diferentes elementos de seducción en un solo outfit cuyo protagonista sea el rojo, tiende a ser un riesgo innecesario en virtud a que puede dar lugar a interpretaciones tergiversadas.

La invitación es a que continuemos nuestro proceso de observación, a que nos familiaricemos con nuestra paleta de color, a que tengamos presente que existe un rojo que se acomoda perfecto con la temperatura de tu piel y a que tengas en cuenta que la cantidad de rojo que llevas guarda una relación directa con tu personalidad.

5 comments

Comenta aquí