Skip to content

Autoestima de la Moda


El Mítico Negro

El Mítico Negro

Al parecer el negro es el color preferido por muchos a la hora de vestir, esto puede obedecer a diferentes razones: por un lado, tiene que ver con una inclinación cultural de querer lucir esbeltos. Por otro lado, esta asociado con esa idea de “ir a la fija”, es decir, que vestir de negro es una opción que no suele desatinar y, en ese orden, es reforzado por el imaginario de que el negro hace dupla perfecta con cualquier color.

La frase de Gianni Versace: “ Il nero è la quintessenza della semplicità e dell’eleganza <<el negro es la quintaesencia de la simplicidad y la elegancia>> denota una de las principales características atribuidas al negro: la elegancia. El negro aporta elegancia en tanto que es consistente y sobrio a la vez, por ello la vestimenta de color negro tiende a no escandalizar, tan así que en algunas ocasiones, al vestirnos de este color corremos el riesgo de hacernos invisibles.

El negro habla de rigor, en este sentido, crea una barrera hacia el mundo exterior, de ahí su habilidad para generar distancia y servir como protector emocional. El negro es un color pesado y seco, por ello tiende a endurecer los rasgos y la complexión física.

Reglas para Vestir de Negro

Número uno, tu personalidad es el foco de atención, esto significa, que el negro viste a la persona que eres y enfatiza tus rasgos profundos, de ahí que puedas encantar, espantar o simplemente pasar desapercibida.

Número dos, diferentes tonalidades de negro funcionan bien en un mismo look, ya que está combinación le aporta dinamismo y le confiere elementos distintivos.

Número tres, el negro es un excelente cómplice de las texturas y de las piezas de diseño, su misma condición de profundidad nos permite arriesgarnos en este sentido.

Número cuatro, el negro es receptivo y acogedor con los colores; para que luzca en armonía es preciso combinarlos en las proporciones justas.

Número cinco, ninguna de las anteriores reglas es válida si atentas contra tu comodidad.

La invitación es a que afiancemos nuestro proceso de autoconocimiento, a que tomemos el acto de vestir como una oportunidad para crear y reflexionar acerca de nosotros mismos, de esta manera incluso al vestirnos de negro podemos diferenciarnos e imprimir nuestro sello personal.

Comenta aquí