Skip to content

Autoestima de la Moda


Azul y + Azul

Azul y + Azul

Para empezar, es preciso señalar que el azul es un color que tiende a no poseer restricciones en materia de indumentaria, ya que por su naturaleza suele atinar en cualquier ocasión; la razón de este privilegio, del que goza el azul, quizás obedece a su exquisita capacidad de embellecer.

El azul es impecable, por ello habla de refinamiento; es diplomático, en cuanto a que propicia la reflexión y el diálogo. A su vez, evoca virtudes como la confianza, la lealtad y la serenidad.

Si bien es cierto que el azul puro es considerado como un color frío, existen variaciones de este color cuyas tonalidades se clasifican como cálidas, tal es el caso del turquesa y del azul tinta.

El azul en sus variadas tonalidades resulta fácil de combinar a la hora de vestir. La paleta oscura en donde se encuentran el azul Noche, el azul Oxford o el azul de Prusia comunica seriedad, estos tonos tienen la propiedad de constituirse en protector emocional tal como lo hace el negro, la diferencia con este último es que el azul genera un efecto menos distante.

Ahora bien, los colores como el azul claro, el azul bebé y el celeste tienden a percibirse como frescos, cómodos y con un cierto aire de jovialidad, aunque, el azul muy tenue en un look plano puede llegar a comunicar simpleza y ausencia de dinamismo.

La invitación es a que tengamos en cuenta que el azul se asocia con el cielo y con el mar, de ahí que genere esa sensación de profundidad y que nos ofrezca amplias opciones para su uso según la ocasión y de acuerdo con nuestro estilo particular.

Leave a Reply